Las 3 herramientas para hablar en público más importantes

La mayoría de las personas se sienten aterrorizadas cuando tienen que hablar delante de otras personas, es por eso que en este artículo vamos a ver cuáles son las 3 herramientas para hablar en público más efectivas.

Más allá del miedo a la muerte, o a demás cosas típicas, se ha demostrado que el tener que hablar frente a grupos numerosos de personas representa el mayor miedo en nuestra sociedad.

Sin embargo, es posible combatir este miedo utilizando distintas herramientas para hablar en público como las que vamos a ver en este artículo. Obviamente no hablamos de herramientas físicas, sino más bien de consejos que nos sirven como tales.

Herramientas para hablar en público eficientemente

La idea principal es encontrar tu personalidad comunicativa. Parece una evidencia: Sé tú Mismo , pero en la práctica, no lo es tanto.

A veces, cuando nos ponemos ante un público sobreactuado, personas muy divertidas se ponen serias de golpe, personas serias intentan hacer bromas sin demasiado acierto, algunos intentan aparentar más conocimientos de los que tienen, etc.

Una vez hayas encontrado tu personalidad comunicativa, ya puedes empezar a preparar la presentación; puedes aplicar estas ” 3 herramientas para hablar en público de forma eficaz “.

Objetivo de la charla

Como herramienta principal para hablar en público, piensa el objetivo general que quieres comunicar. Buscas motivar? Persuadir? Informar? Enseñar? En definitiva: ¿Qué quieres que tu audiencia se lleve hoy en casa?

La idea clave se debe resumir en una frase:

  • Quiero que mis alumnos sepan distinguir entre la cocina mediterránea y la oriental.
  • Quiero que mis empleados traten mejor a nuestros clientes.
  • Quiero que este grupo de empresas inviertan en mi proyecto.

Para diseñar mejor el objetivo es adecuado conocer tu audiencia. Ante un público hostil muéstrate calmado, justo, razonable y bien informado.

En tu presentación parte de cosas que crees que tu público ya sabe para ir introduciendo tus ideas nuevas. Michael Sheehan, consultor de comunicación dice: “conozca su objetivo y conozca su público”.

Estructura clara

La mayoría de oradores prefieren transmitir 3 ideas principales pero muchos oyentes pueden recordar hasta 5. Así, puedes estructurar el discurso en no más de 5 partes principales para permitir que las ideas sean más fáciles de recordar. Haz notar de forma clara que se ha terminado una parte y comienza la otra.

Utiliza recursos visuales tipo pp, prezzi o pdf para dar una imagen más profesional y conseguir que tu discurso sea un 50% más memorable. Ten en cuenta, de nuevo, que podría interesar a tu público. Y sobre todo, no cargues las diapositivas de la presentación con mucha información: selecciona frases, fotos y datos relevantes y no abuses de recursos gráficos.

Por otro lado, ten en cuenta la importancia de  el inicio y el final de la presentación, ya que son las partes que la gente tiende a recordar más. Lugar en el que Alfred Picó llama “efecto sorpresa” que tanto puede ser mostrar una foto, como decir una cita, enseñar un objeto, hacer una reflexión, contar una anécdota personal, plantear una pregunta al público … Algun recurso que esté directamente relacionado con el tema expuesto, pero que implique cierto factor sorpresa para tu público.

Estilo 

La mayoría de oradores que más atraen son aquellos que parece que hablan como si estuvieran improvisando. Así, no es demasiado adecuado leer, ya que el discurso se hace monótono. Para ayudar a la memoria, mejor hacerse algunas notas con palabras clave. Estas, te servirán de guión para ir avanzando en el discurso.

El contacto visual también es una herramienta para hablar en público que ayuda a hacer llegar mejor el mensaje. Mirar de forma individual a las personas del público hace que la audiencia sienta que está participando del acto. En la cultura occidental se valora ser directos y honestos.

El lenguaje corporal también es clave en la presentación oral. Este debe acompañar el discurso, pero si te centras con el mensaje, los movimientos van surgiendo de forma natural. Intenta evitado movimientos automáticos que distraen la atención del mensaje como tocarse repetidamente el pelo, jugar con elementos de encima de la mesa …

Las presentaciones son como películas y no como fotografías. Se alternará movimiento con estar estático, hablar y escolar, hacer y pensar, hablar más deprisa y más lento, hacer pausas. Todo hace a la experiencia de la oratoria y puede enriquecer nuestra charla si lo sabemos aplicar.

 

Danos tu opinión